Qué es y cómo afecta la Xylella a los olivos

De Italia a las Baleares a… ¿la península? Estamos todos muy atentos a los olivos de la península ya que podría llegar una plaga que podría afectar a todos los olivos españoles, la cepa de la Xylella. En Italia ya ha arrasado y la producción de aceite ha caído un 38% en 2016. Nos enfrentamos a una plaga bastante importante que no favorecería de ninguna manera a la economía española si llega a la península.

La ‘Xylella fastidiosa’ ha acabado con todos los olivos de la península de Salento (Italia), casos como este han hecho que el precio del aceite en el país se haya puesto por las nubes. Y, por desgracias, ahora ha llegado a las islas Baleares. Al parecer, esta enfermedad empezó en el continente americano y se expandió a Italia entre 2008 y 2013. El ‘ebola de los olivos’, como lo llaman algunos, ha afectado a más de un millón de olivos en el sur de Italia y ha llegado también a la isla de Sicília y a la región fronteriza con Francia.

Acabar con la Xylella

¿Qué soluciones hay? Pues actualmente la solución no gusta a muchos: talar plantas y árboles en un radio de 100 metros del olivo afectado. Así lo ha estipulado la Unión Europea. Pero parece que ni así se ha conseguido frenar la expansión de la plaga de los olivos.

Algunos apuntan al empobrecimiento biológico de los terrenos para la aparición de esta enfermedad. Y es que el continuado uso de pesticidas ha dejado a la plantas y árboles con pocas defensas inmunológicas que antes recibían de la tierra.

En Italia, el pasado 31 de Diciembre, se aprobó un plan por el que se ratifican los controles y las talas en áreas delimitadas de infección y se prohíbe el transporte de olivos fuera de zonas infectadas. En 2015 se destinaron 13 millones de euros a la tala de olivos afectados y 17.000 euros a la investigación de la Xylella. Aún y así, a finales de Octubre se detectó un brote en las islas baleares. Nos gustaría dejar constancia que hace cuatro años ya se detectaron olivos con síntomas similares sin confirmar la enfermedad de la Xylella.

Investigadores del CSIC y del Institut de Recerca i Tecnologies Agroalimentàries no son muy optimistas en cuanto al freno de la expansión de la Xylella y creen que en un moment u otro se detectará la enfermedad en los olivos de España. En las Baleares se han destruido ya 2.000 plantas para evitar la expansión de la plaga.

Entre todos los afectados, los viveros son los que más están sufriendo si se confirma la plaga. Sólo los viveros catalanes tienen pedidos de olivos que superan el millón de euros, una cifra superior a anteriores años, pero temen que si la Xylella llega al país, pierdan sus ventas también. La Unió de Pagesos reclamó al Ministerio de Agricultura que declarara Cataluña zona libre de Xylella ya que se realizaron 814 muestras que dieron negativo. En Mallorca, Menorca e Ibiza ha habido más de 100 positivos, aunque no se descarta que la epidemia lleve años ya en las islas.

Las aceiteras contra la Xylella

La Xylella, la bacteria que mata olivos, no es la única plaga de estos árboles. Las aceiteras lo saben y saben cómo combatir esas otras enfermedades, pero están desprotegidos ante la Xylella. Las casas aceiteras están tomando medidas preventivas ante el ébola del aceite. Por ejemplo, se sabe que la Xylella es especialmente fuerte con olivos viejos o con pocos cuidados. Podar los olivos es una de las formas de prevenir la enfermedad ya que la trae un insecto, así, el bicho no tiene donde vivir.

Otro método de prevención es no comprar material vegetal de fuera de España, y los árboles muertos se queman para evitar el posible contagio a los olivos sanos.

No olvidemos que la mitad de la producción de aceite de oliva se produce en España, y de ésta, el 80% sale de Andalucía, por lo tanto, las consecuencias de esta plaga pueden dejar un panorama trágico en nuestra economía. Según datos del INE, la producción de aceite de oliva se sitúa alrededor de los 1.866 millones de euros de 2007 a 2012.

Y cuidado, la Xylella no es exclusiva de los olivos, también puede afectas al almendro o al acebuche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *