La reproducción por esquejes de un rosal

En unos días se celebra en Cataluña la diada de Sant Jordi. Cuenta la leyenda que un caballero luchó contra un dragón para salvar a la princesa. De un solo golpe de espada, el caballero logró matar al dragón, y de la sangre que brotaba del animal, al caer al suelo, se convertía en rosales. El caballero cogió la mejor rosa y se la regaló a la princesa. Otras historias menos románticas y que no incluyen rosales nos cuentan que Jordi era un ciudadano romano que más tarde se convertiría al cristianismo… pero esto no tiene nada que ver con la jardinería.

Bien, para la diada de Sant Jordi se regalan rosas o rosales a los seres queridos – ¡no sólo a las mujeres/chicas! Desde Quercus Jardiners os animamos a regalar rosas a todos los que tengáis cerca, ¿a quién no le alegra una rosa?

Si en vuestro caso recibís una sola rosa, adoradla, miradla, poned agua en el jarrón, haced fotos, las podéis subir en Instagram o Facebook o Twitter y nos podéis etiquetar para que las veamos. Si recibís un rosal… ¡os ha tocado el gordo! De un rosal pueden salir muchos más si sabemos cómo reproducir un rosal por esquejes.

Reproducir un rosal por esquejes

Nota: no todos somos igual de manitas, así que recomendamos coger varios esquejes de rosal para asegurar el éxito. El correcto mantenimiento del jardín también puede influir en el resultado.

Podemos coger una maceta rectangular y un poco grande para reproducir el rosal por esquejes. Unos 15cm de profundidad serán suficientes. El esqueje que cogemos del rosal debe tener un grosor de un lápiz más o menos y unos 20cm de largo. El esqueje del rosal tiene que haber brotado el año anterior y estar maduro (es decir, que sea de los últimos brotes pero a la vez que ya lleve un tiempo). Si lo prefieres, puedes dejar las hojas de la parte superior del esqueje.

Enterraremos el esqueje del rosal un poco más arriba de la mitad y la tierra debe mantenerse húmeda para que en otoño la reproducción del rosal por esqueje sea un éxito con las raíces ya aposentadas. Además, no es bueno plantarlos en un lugar en el que les de mucho sol directo, por lo tanto escoge un espacio a la sombra en tu jardín o terraza.

Es importante que el brote o esqueje que cortamos para reproducir el rosal haya dado flor en el pasado ciclo, así sabremos que la reproducción y el nuevo rosal será más resistente. La mejor temporada para reproducir por esquejes un rosal es desde el inicio de primavera (ya mismo) hasta finales de verano.

Pasado el verano e incluso bien entrado el otoño, debemos mirar si el esqueje a enraizado, en caso positivo, con cuidado, sacamos el nuevo rosal de la zanja o la maceta temporal y lo plantamos en una maceta que tenga mucho volumen para que el rosal tenga espacio para crecer y alimentarse.

Reproducir un rosal por esquejes en una patata

Puede sonar a experimento de colegio, pero a veces es efectivo. En este caso, en lugar de cavar una zanja en el jardín o usa una maceta, el esqueje del rosal se pincha directamente a la patata, y la humedad que ésta tiene dentro favorece al esqueje y le permite echar raíces. Eso sí, en otoño tendrás que plantar el esqueje con mucho cuidado de no romper las raíces. Puedes plantarlo con la patata.

Reproducir un rosal por esquejes en una bolsa de plástico

Otro “experimento de colegio”. Esta opción y la de plantar el esqueje del rosal en una patata son muy entretenido para los peques de la casa. Plantar el esqueje en una bolsa de plástico (por ejemplo, una bolsa de alimentos para congelar) permite ver las fases de crecimiento de las raíces. Sólo hay que plantar el esqueje como hemos comentado antes y humedecer la tierra, puedes usar fertilizante de rosales también. Hay variedades de rosal que echan raíces a los 8 días, pero otros pueden empezar a enraizar después de verano.

Material para reproducir un rosal por esquejes

Si tras leer nuestro blog de hoy sigues con ganas de reproducir tu rosal por esquejes, ¡adelante! Estaremos encantados de que nos mandéis fotos del proceso y el resultado (ya sea positivo o negativo, de todo se aprende).

Antes de iros, os dejamos una lista de lo que necesitaréis:

  • Guantes resistentes (para los que nunca hayáis tocado un rosal, ¡pincha!)
  • Tijeras de jardinero
  • Tierra
  • Hormonas de enraizamiento
  • Maceta de unos 25cm de profundidad y tan larga como esquejes queramos plantar
  • Pala, si tenemos un jardín la necesitaremos para hacer una zanja

Esperamos que disfrutéis de vuestros rosales durante todo el año. Si queréis otras plantas que pueden funcionar bien en vuestro jardín en Abril, tenemos un artículo sobre el tema y otro sobre las mejores plantas en primavera.

Don’t worry, be Quercus!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *