Aguas grises depuradas con una jardinera

En plena sequía, hemos conocido una nueva forma de recuperar las aguas grises y aprovecharlas para regadío. ¿Cómo? Pues usando la misma naturaleza para limpiar esas aguas, al final en la naturaleza tenemos todo lo que necesitamos, solo hace falta mezclar los elementos necesarios para conseguir la técnica necesaria. En este caso, han limpiado las aguas grises (agua residual de ducha, bañera o agua del lavamanos) a través de unas biojardineras y se ha recuperado esa agua para regar. Con 60 biojardineras que han reciclado y limpiado las aguas grises de 80 familias de El Salvador. Cuando sabemos que el 70% del consumo de agua a nivel mundial se usa en el sector agrícola, recuperar aguas grises parece una opción más que llamativa. Tener acceso a agua potable es también uno de los principales Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, por lo que estos avances pueden ayudar a poblaciones con pocos recursos.

Biojardineras o humedales artificiales

Una técnica asequible y esperanzadora es utilizar la misma naturaleza para conseguir agua limpia. Se han creado biojardineras y humedales artificiales que son económicos y sencillos de instalar, con un mantenimiento bajo. Una biojardinera basa su trabajo en las características de un humedal: la capacidad de depuración combinada con procesos físicos, biológicos y químicos. Cuando el agua llega a un primer tanque de la biojardinera, se separan las grasas y los aceites (flotan) y los sólidos se quedan en el fondo. Después, el agua pretratada pasa a una balsa con grava. El agua pasa primero por unas piedras grandes donde se quedan los residuos sólidos que aún quedan. Después, en la grava fina crecen microorganismos (organismos unicelulares) que se encargarán de "comerse" cualquier resto orgánico que quede en el agua. Lo bueno de esta técnica es que estos microorganismos son naturales, crecen en todas partes de la naturaleza si se dan las condiciones adecuadas, por eso la biojardinera recrea la naturaleza para que puedan vivir allí con las condiciones adecuadas.

Y, finalmente, las plantas que están en esa biojardinera consiguen retener cualquier sólido que quede con sus raíces y, a la vez, absorben los nutrientes que generan los microorganismos. Eso sí, en esas biojardineras será necesario plantar plantas que puedan vivir con sus raíces siempre inundadas.

Una biojardinera como decoración en tu jardín

Nos centramos en la sostenibilidad y la naturaleza, pero es que además este sistema puede quedar muy bien en tu jardín. El agua que saldrá de la biojardinera puede usarse para el riego de tu césped, árboles, huerto urbano u otras plantas que puedas tener. Y las plantas que haya en la jardinera darán un aspecto natural a tu jardín.

En Quercus Jardiners podemos ayudarte. Si eres un gran defensor de la tierra y de lo natural, ¿por qué no apostar por una biojardinera en casa y tener tu propio humedal? Y recuerda que si necesitas ayuda o tienes cualquier duda, puedes realizar una consulta sobre jardinería online.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.