riego plantas quercus jardiners

Regar tu jardín sin malgastar

El medio ambiente nos ha demostrado que está cambiando, que lo estamos cambiando. En nuestro sector el gasto de agua es abundante, igual que el uso de materiales no reciclable. Por eso hoy nos queremos centrar en las buenas prácticas que debe seguir todo jardinero (ya sea profesional o amateur o principiante) en cuanto al riego de su jardín y plantas.

Hace un tiempo os compartimos un artículo donde os explicamos cómo hicimos una reforma completa de un jardín. Allí mencionamos que pusimos riego automático para optimizar el agua que se usa en cada riego y para lograr llegar a todos los rincones.

Buenas prácticas para el uso del agua durante el riego en tu jardín

Para minimizar el impacto medio ambiental de los riegos es necesario que entendamos qué opciones hay disponibles y las infraestructuras necesarias para el riego del jardín. Evitaremos así cualquier posible fuga, desperdicio de agua o incluso contaminaciones vía aire, suelo o agua.

Consumo de recursos

Para minimizar el uso de agua debemos controlar los escapes o un posible mal funcionamiento de la instalación de riego. Para esto podéis contactar a un jardinero profesional. Siempre usaremos la última tecnología disponible para conseguir un riego lo máximo de efectivo posible, así como un sensor de lluvia para no regar si ha llovido o si va a llover, o un sensor de humedad. La revisión de la instalación de riego y su mantenimiento son aspectos clave para no malgastar agua. Por supuesto, el tiempo de riego y la cantidad de agua son también muy importantes para evitar desperdiciar litros de agua durante el riego.

Contaminantes

Debemos evitar que haya residuos contaminantes en la tierra, siempre en la medida de lo posible. En caso de vertidos accidentales, debemos actuar rápidamente ya que el agua ayudará a expandir el vertido. También tenemos que pensar en el abono que usamos, sobre todo si usamos abono nitrogenado. Evitaremos también la aplicación de aguas de riego de baja calidad agronómica ya que degradan el suelo. Y para evitar que se expandan los contaminantes por el aire, usaremos preferentemente sistemas de riego localizados y enterrados para no producir aerosoles.

Como vemos, un buen estudio del terreno, las aguas y la situación del jardín pueden ser algunos de los aspectos que nos ayudarán a instalar un riego sostenible sin malgastar o desperdiciar un recurso natural tan querido como es el agua. Si tienes dudas sobre este tema, contáctanos y te ayudaremos.

Olvídate de las tijeras, la segadora, los insectos y las hojas. Disfruta de tu jardín con riego. Don’t worry, be Quercus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *