Las abejas en el jardín

Las abejas, ¡qué insecto más bonito… y qué miedo nos da! A todos los que nos ha picado alguna vez una abeja sabemos que no es nada agradable, pero tampoco es algo horrible (excepto para los alérgicos… a ellos les recomendamos que no se hagan jardineros.

¿Qué representan las abejas a un jardín? Es cierto que pueden ser un problema, pero también son muy útiles para las plantas y la naturaleza que nos rodea. Las abejas polinizan, significa que estos insectos cosechan polen de varias plantas. Hay algunas especies que también cosechan aceites florales. Un dato curioso, los machos de las abejas sólo son eficientes polinizadores en lo que respecta a las orquídeas. Para que la abeja pueda saber si la flor le interesa o no, al llegar a las hojas prueba el néctar y a través del sabor sabe si esa flor le interesa o no.

Aquí llega su eficiencia: las plantas se reproducen gracias a las abejas. El problema es que cada vez hay menos abejas, y por lo tanto, menos polinización y fertilización. La extinción de las abejas implica la extinción de plantas y flores. Piensa en esto la próxima vez que veas abejas en tu jardín.

Un jardín para las abejas

Las malas hierbas en sí no existen, lo que pasa es que crecen donde no les toca o donde no nos gusta. Lo mismo pasa con los bichos, insectos o animales. La fauna es útil en nuestro jardín. Las abejas polinizan el 80% de las plantas que podemos tener en el exterior. Gracias a los colores vivos de las flores, las abejas vienen al jardín buscando alimento, en las patas se les queda el polen y al volar polinizan nuestro espacio exterior. ¡Qué maravilla de la naturaleza!

¿Cómo podemos ayudar a las abejas con nuestras plantas? Escoge flores sencillas de diferentes tipos, cuanta más variedad, más darás de comer a distintas especies de abejas. Flores que florecen en primavera y verano son perfectas (justo la época más activa de las abejas): Tulipanes, Dalias, Alliums, Azaleas, Dragonarias, Prunos, Rosas, Lavandas, Romeros, etc. Intenta utilizar productos de jardinería respetuosos con las abejas. También puedes añadir un cubículo o un espacio donde las abejas puedan alojarse en los meses más fríos.

Abejas en el jardín

Si tras leer los beneficios de las abejas no quieres que se acerquen a tu jardín, también podemos ayudarte. Eso sí, es un tema complicado puesto que no podemos romper ni quitar colmenas. La solución es ahuyentar a las abejas o prevenir que lleguen a tu jardín. Algunos consejos:

  • Evita la madera vieja: las abejas están encantas con la madera para construis sus panales. Si tienes muebles de madera de exterior, haz tratamientos o cámbialos por unos de aluminio o plástico.
  • Quemar periódicos debajo del panal: por la noche es el mejor momento, los insectos estarán todos dentro y el humo y el calor los ahuyentará. Dos advertencias: controla el fuego y cuidado porque saldrán todas las abejas de golpe.
  • Aplicar repelente: una mezcla de aceite de naranja y agua. No es eficaz 100×100 pero puedes probarlo.
  • Llama a un apicultor: ellos son los profesionales que pueden ayudarte de la forma más eficaz, y te aseguras que las abejas irán a otro lugar y no morirán por insecticida, por ejemplo. Por respeto a la naturaleza, siempre intenta ahuyentarlas antes que matarlas.
  • Los motivos por los que una abeja puede picarte es porque se siente amanezada. Tras picar, muere (excepto la abeja reina). Una vez te ha picado, deja un olor impregnado en la piel que llama a otras abejas, por eso, si quieres sacar un panal o colmena de tu jardín, hazlo con ropa protectora.
  • Ten en cuenta que sacar una colmena implica una limpieza a fondo e incluso tener que cambiar la pared, panel o mueble en el que estaba ubicada ya que las crías y la miel pueden quedarse en recovecos que atraigan a otros animales o roedores y tener otra plaga en casa.



Esperamos que con estas explicaciones podáis decidir si os quedáis con las abejas en vuestro jardín o no.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *